2  

¿Qué es un cardiólogo pediatra?

 

Para mucha gente es indiferente si el cardiólogo que valora a su hijo es especialista en niños o no. Sin embargo debemos considerar que esto es trascendente por muchas razones, pero para comenzar debemos definir que es la cardiología pediátrica y las diferencias que existen entre los cardiólogos pediatras y de adultos.


Podríamos definir a la Cardiología Pediátrica como la parte de la cardiología que se encarga del estudio, diagnóstico y tratamiento de las cardiopatías congénitas desde la etapa fetal hasta la adolescencia, así como las cardiopatías adquiridas durante la edad pediátrica. Esta definición nos hace ver que la formación del cardiólogo pediatra comprende principalmente el estudio de las cardiopatías congénitas. La palabra congénito implica que es un problema que existe desde el nacimiento, el cual  puede tener un origen en problemas genéticos,  factores ambientales, infecciosas  o ser multifactoriales.


Las cardiopatías congénitas comprenden malformaciones diversas en donde el corazón es estructuralmente anormal, lo que ha llevado al término en algunos casos de "cardiopatías congénitas complejas" para hacer notar lo difícil de poder definir y clasificar a algunas de estas alteraciones. Debido a esta estructura anormal del corazón, la formación del cardiólogo pediatra es centrada en el estudio de la forma y estructura del corazón, es decir a la descripción de estos corazones malformados. Por ello la embriología y la anatomía son parte fundamental de todo cardiólogo pediatra. El cardiólogo de adultos tiene una formación más general en cuanto a estos temas ya que en la práctica diaria se encontrará a pacientes con corazones anatómicamente normales pero con cambios que son el resultado de problemas degenerativos como la hipertensión, isquemia, diabetes, etc.   

 

El cardiólogo pediatra puede tener formación previa como pediatra o como cardiólogo. La subespecialidad se realiza en 2 años y comprende el estudio de los problemas congénitos y adquiridos del corazón hasta la adolescencia. Posteriormente el cardiólogo pediatra puede decidir subespecializarse en otras áreas como ecocardiografía, hemodinamia,  terapia intensiva, etc.
Actualmente el Consejo Mexicano de Cardiología ha dividido la Certificación para Cardiólogos Pediatras de los Cardiólogos Generales y la UNAM ha dado reconocimiento a las subespecialidades pediátricas lo que ha separado más aún la diferencia entre el cardiólogo de adultos y el cardiólogo pediatra.   A nivel mundial la tendencia es clara ya que el manejo de los problemas congénitos del corazón es por parte del Cardiólogo Pediatra y su equipo, habiéndose formado clínicas y hospitales que se dedican a este tipo de atención especializada. Existen además varias sociedades y boletines informativos que se están dedicando exclusivamente a esta especialidad. Es por ello que las subespecialidades como ecocardiografía, hemodinamia, terapia intensiva y cirugía cardiovascular presentan marcadas diferencias en cuanto a formación y desarrollo profesional. Las cardiopatías congénitas complejas son terreno exclusivo del cardiólogo pediatra, mientras que la cardiopatía isquémica y la hipertensión arterial siguen siendo terrenos más del cardiólogo de adultos.


Habiendo entendido el panorama, la gente debe conocer la existencia de esta noble subespecialidad y dirigirse a los cardiólogos pediatras para recibir la atención óptima de los pequeños que son afectados por estas enfermedades. Es de hacer notar que los criterios de manejo médico y quirúrgico actual de estas enfermedades son terreno del cardiólogo pediatra y se encuentran en constante evolución, por lo que el resultado final en muchos pacientes dependerá de estos conocimientos.

 

Resumiendo podemos considerar lo siguiente:   

  1. El cardiólogo de adultos tiene una formación primero en medicina interna y posteriormente en cardiología por lo que el contacto con niños es muy escaso lo que hace difícil tratar al paciente pediátrico y le da un panorama menos profundo de la patología frecuente en los niños.

  2. El cardiólogo de adultos está formado para tratar principalmente problemas degenerativos del corazón como síndrome metabólico, hipertensión arterial, problemas de isquemia los cuales son muy raros en los niños. El estudio de las cardiopatías congénitas representa sólo una pequeña parte de la preparación del cardiólogo de adultos. El cardiólogo pediatra tiene una amplia formación en problemas congénitos del corazón y algunos de los problemas adquiridos durante la infancia que constituyen casi el 100% de los problemas en los niños. Obviamente el cardiólogo pediatra no es el idóneo para manejar adultos.

  3. No solo existen cardiólogos pediatras sino que hoy en día hay muchos subespecialistas como ecocardiografistas, hemodinamistas, intensivistas y cirujanos cardiovasculares especialistas en niños lo cual les permite un mejor conocimiento en el diagnóstico y dar una mejor solución de los problemas cardiológicos del niño.

  4. De ser posible, frente a un niño con padecimiento del corazón hay que tratar de contactar a un cardiólogo pediatra. Si esto no es posible asesórese por un cardiólogo de su confianza. Muchos de los cardiólogos de adultos se asesoran o recomiendan algún especialista en cardiología pediátrica o canalizan hacia alguna Institución dedicada al estudio y tratamiento de niños con patología cardiaca.


   
     
     
     
 
 
 
 
 
registro nacional
 
proyectos y publicaciones
 
afiliate
 
consejo mexicano de cardiologia
 
patrocinadores